miércoles, 28 de diciembre de 2011

La diferencia


La diferencia son los hechos.
Las palabras se las lleva el viento a no ser que las palabras permanezcan escritas.
La palabra escrita está más cerca de ser un hecho aunque tampoco lo es.
Los hechos son las cosas que se hacen y esa es la diferencia, creo.
Al final, lo que valoramos son las cosas que los demás hacen por nosotros:
las que de verdad se hacen y no las que se dicen que se van a hacer y que,
por algún motivo, finalmente no se hacen.
Las palabras son tornillos que sujetan cosas que un día caerán al suelo.
Los tornillos se pierden y los hechos se quedan, aunque sean rotos.
También podemos rememorar los hechos con palabras y pensar que esas palabras son palabras especiales porque están muy cerca de los hechos.
Pero son palabras al fin y al cabo,
palabras que no alcanzan a ser hechos y que son, en definitiva, la diferencia.
























Publicar un comentario